Y todavía nuestros padres dirán que lo tenemos todo… todo jodido, no?

Face palm… to me pasa a mi!

Silenciado por un tiempo… espero que no sea mucho.

“Deseo”

Te huelo… te siento…

Cómo más de uno sabe, estas navidades me hice con una NES edición española por nada y menos. No dudé con qué juego estrenarla.

No podía esperar a ver a Snake en 8bits y descubrir el inicio de esta gran saga. Es cierto que la versión de Nes de esta primera entrega no es ni mucho menos la mejor, estando la de MSX muchísimo mejor tratada y cuidada, debido a que su creador, Hideo Kojima, no tuvo nada que ver en esta versión.

Habiendo jugado a las dos versiones he de decir que no es un port cualquiera. Nada más empezar nos damos cuenta de las claras diferencias, con una “intro” nueva y unos minutos previos de juego en la selva, camino de la fortaleza Outer Heaven.

La dificultad del juego es notable, pero los bugs y la simplicidad de la jugabilidad hacen que tras unos minutos te pueda parecer aburrido y predecible. Pero con el tiempo te das cuenta de la obra maestra que tenéis en vuestras Nes (salvando las distancias con la versión original). Sobre todo si has disfrutado como yo de los títulos de PSX, PS2 y PS3 (ahora en PSvita y Xbox 360, con la reedición HD). Y es que continuamente nos damos cuenta de que, concretamente el título de PSX, está lleno de rasgos directamente heredados de su predecesor, 11 años atrás. La máscara de gas, el codec, los misiles Nikita para desactivar el suelo electrificado… siendo el primer juego de la saga me dio una sensación de nostalgia al recordar aquellos momentazos frente a mi PlayStation. Gráficamente me vino a la cabeza el Ghost Babel, título salido para Game Boy al final de los 90.

Quizás fue un intento de mejorar el título (intento fallido). Kojima siempre ha sido muy radical en cuanto a este port, tachándola de Basura. No obstante, como ya digo no es la mejor versión, pero merece la pena si tienes una NES todavía viva (duran toda la vida!), y una buena manera de disfrutar el este grandioso título, quizás no en todo su esplendor…

Cierro codec!

Tarde productiva de una semana genial!

Cosas que pienso mientras estoy en el baño…

La naturaleza del ser humano es pensar que cada uno es especial… la realidad es que somos uno entre más de 6.800 millones…

Mi alma

Impotencia. Querer tantísimo a alguien y ser incapaz de transmitir… Es como hablar en otro idioma, como chillar en una habitación cerrada donde solo te escuchan las paredes. ¿Evitar ese sentimiento es la única solución?

Creo que es el momento de recordar cosas que pasaron hace ya casi un año.

No había dentro de mi nada más que un enorme socavón, frío y soledad. Una obsesión por una historia imposible y otra que quedó en abrazos. Mi alma resquebrajada y la imagen de mi mismo destrozada. Gris.

Por puro azar, casualidad, destino… llámalo como quieras, una simple voz y unos ojos llenaron ese vacío con una luz tan intensa que volví a sentir mi propia piel. Parpadeé una y otra vez para intentar descubrir si esto podía ser real… “Tus ojos me salvarán” pensé… Y así ha sido. Lo que encontré es más valioso que cualquier otra cosa en el mundo… tu amor.

Jamás pensé que podría ser querido de esta manera, con tanta intensidad y con tanta fidelidad. Dubitativo permanecí al no poder dar crédito a lo que por delante se me había puesto. Pero con el tiempo aprendí lo valioso de este cariño y lo maravilloso de sentirse otra vez correspondido.

Han pasado muchos meses desde entonces… y lo único que puedo decir es por fin estoy completo. Tu me completas. Tu haces que todo merezca la pena.

Para ti pueden ser solo palabras… pero para mi es mi alma, mi corazón y mi cabeza. TU

Si me lo pides no volveré a decirte que te quiero, porque a veces pienso que carece de valor para ti. Pero te entiendo, buscas algo más… y ya lo tienes TODO de mi.

N – A – D – A

“El tiempo hace estragos, imposibles de eludir…”

“Echa un ojo alrededor y comprueba que está todo en pedazos, los vestigios de una vida entre los dos…”

” Y ya no creo en NADA, ni esta soledad, ni en esta sensación de vacío abandonada. Y en la almohada descargo frustración, fingiendo esta función que me consume en la NADA. Ya no siento NADA. NADA sin sentidoNADA”